La lectura: un mundo para crear aventuras

La lectura es un mundo en el que la imaginación no tiene límites, donde la ficción y la realidad pueden convivir juntas en las páginas de un cuento, una fábula, un libro, etc.

Pero ¿cómo logramos que los niños, desde temprana edad, se interesen en ella? “En la primera infancia, empleando el lenguaje de diversas maneras a partir de las voces de las personas que cuidan al bebé”, comenta Claudia Rodríguez, subdirectora de formación y divulgación de Fundalectura.

La comunicación es la mejor manera de iniciar este proceso: hablarle al bebé, cantarle en la cuna, contarle los planes que harán en el día, explicarle de manera fácil qué son y para qué sirven los objetos que lo rodean y que se usan a diario. ¿Por qué? Los libros están hechos de palabras, “entonces, las palabras que pronuncian los padres para el bebé se van inscribiendo en la mente, en el corazón y en el cuerpo del bebé y, más tarde, cuando se inicie la lectura formal, el niño ya tendrá un vínculo afectivo con ellas”, añade Rodríguez.

No solo el lenguaje verbal es importante para acercar a los pequeños a la lectura, es necesario relacionarlo con el contacto físico, eso refuerza la capacidad asociativa.

Según Ebelio Cabrejo Parra, Filólogo de la Universidad Nacional, maestro en filosofía y en psicología en la Universidad de la Sorbona, Vicepresidente de la Asociación Acciones Culturales Contra Exclusiones y Segregaciones, a un niño hay que hablarle como si entendiera todo, porque “la primera lectura que el ser humano hace es la de aprender a leer la entonación de la voz, los gestos del rostro de las personas que lo rodean”.

La edad perfecta para que un infante posea un libro es a los 4 meses, le ayudará a enfocar su atención y a ver que en la lectura se puede interactuar con otros ya que es fundamental para su desarrollo comunicativo y la socialización al ampliar en ellos sus capacidades de expresión.

Ventajas:

Entre mayor sea el acercamiento de un niño a la lectura, mayor será su capacidad para manifestar sus opiniones e inquietudes.

Al tener diferentes formas como lo son las canciones, los juegos, las historias, los relatos, estimula la memoria y el reconocimiento de palabras, objetos y colores.

La lectura ayuda a desarrollar el sentido estético, influye en la formación de la personalidad,  proporciona conocimiento, además de ser una fuente de recreación.

Constanza Alarcón, quien fue coordinadora de la Comisión Intersectorial de la Primera Infancia de la Presidencia de la República, afirma que la lectura permite que los niños empiecen a conocer la realidad al usar los textos como “una posibilidad para que exista una interacción donde el niño explore, descubra, es cuando el niño busca un pretexto para que la mamá le cuente una historia. “

La lectura y la música: una buena combinación

Según Luz Mila Cardona Arce, delegada para la Infancia, la Juventud y el Adulto mayor

de la Defensoría del Pueblo, la lectura debe ser una fiesta, ya que al combinar el libro con la música, se le ofrece al niño la posibilidad de crear lo que aprende del texto.

Por otra parte, Mario Hernández, quien hace música infantil comenta que las tecnologías ayudan también a incentivar la lectura en los niños. Su música la acompaña de una revista con caricaturas de las canciones, el dvd tiene las letras de estas en inglés y español en forma de karaoke.

¿Qué estás esperando para explorar con tus pequeños este mundo?

 

Seguimos contando cuentos y cantando canciones en las fundaciones


Esta vez de nuevo en la Fundación Antorchas de Vida con COMELIBROS.COM, la Corporación Mamá Oca y la Fundación Cánelot leyendo libros infantiles en compañía de los niños y de Canela, la hermosa perra adoptada por Claudia y sus hijos David e Isabel ¿Dónde quieres que sea la próxima tarde de cuentos? Escríbenos a info@comelibros.com

Tarde de lectura con Taller Mamá Oca


En COMELIBROS.COM tuvimos el gusto de acompañar a Claudia Rodriguez y su hermoso Taller de Lectura Infantil Mamá Oca, en la Fundación Pequeños Discípulos de Jesús para niños con cáncer en la que leimos cuentos, cantamos canciones y cosechamos sonrisas.