Segunda entrega para nuestras máquinas dispensadoras de poemas

Destacado

Tercera entrega para nuestras máquinas dispensadoras de poemas, ahora con frases de humor


¿Un chiste es un poema? Seguramente no, pero algunas de las brillantes frases humorísticas de esta nueva entrega para las máquinas dispensadoras de poemas de COMELIBROS, producen una sensación bastante parecida. Groucho Marx, Woody Allen o Mark Twain, entre otros, nos hacen reflexionar sobre algunos acontecimientos cotidianos de nuestras vidas, a la luz del humor inteligente, agudo y, en ocasiones, sarcástico.

Los invitamos a disfrutarlas en nuestras máquinas dispensadoras de poemas ubicadas en 9 trescuartos, ExLibris y Sweet Machines del Centro Comercial Aves María de la ciudad de Medellín, y a publicar su foto en redes sociales para participar por hermosos mugs y camisetas para los amantes de la lectura. Por sólo una moneda de $500 obtén un pequeño bocadillo para el alma.

En Comelibros nos unimos a las Pequeñas Bibliotecas Comunitarias

En Comelibros y nuestro Banco de Libros (libros donados y donables) nos unimos a esta hermosa iniciativa de la organización Little Free Library, cuyo origen se encuentra en Wisconsin, EEUU en el año 2.009. Actualmente las pequeñas bibliotecas comunitarias se han implementado en más de 60 países y sigue creciendo basada en personas interesadas en apoyar esta iniciativa mundial en pro del amor por la lectura y la confianza en el ser humano.

Las Pequeñas Bibliotecas Comunitarias son construidas y sostenidas basadas en la buena voluntad de las comunidades, donde las personas puedan entrar en contacto con los libros, bien sea a través de la donación, el intercambio o, simplemente, la lectura. Éstas pequeñas librerías buscan integrar a los vecinos en torno a la cultura, la confianza y la lectura, basadas en tres principios:

  1. Puedes tomar un libro, leerlo y retornarlo.
  2. Puedes tomar un libro y dejar otro.
  3. Puedes donar libros a esta biblioteca.

¿Te interesa? Adelante, comienza la de tu barrio. Te apoyamos.

Donación de libros llega a la Biblioteca del Batallón de Infantería de Marina en Bahía Solano

El año pasado recibimos una llamada del Sargento Andrés Berrio consultando sobre el procedimiento para recibir una donación de nuestro Banco de Libros en Comelibros. Le explicamos los sencillos pasos y unas semanas después, una caja con libros de literatura estaba camino al hermoso municipio chocoano de Bahía Solano.

El Sargento Berrio ha impulsado este loable proyecto que actualmente visita el personal del batallón, en su mayoría jóvenes, y también las familias del personal militar que viven en el barrio naval. Nos cuentan que además se realizan actividades con niños del casco urbano de la población y con la comunidad indígena, vecina de la guarnición militar.

En Comelibros nos alegra saber que los #LibrosLibres llegan a poblaciones que les pueden dar nueva vida, adoptando sus historias a la vida cotidiana de sus comunidades. Finalmente el alma de un libro está en las manos de sus lectores, que la transforman y la hacen parte de la realidad por medio de sus imaginación y sus acciones.

¿Donar libros es hacer un favor?

Por: Carlos Andrés Naranjo Sierra
―¿Quién habla? ―Me dice la voz de un hombre al otro lado del teléfono.
―¿A quién necesita? ―Le pregunto.
―Vea, es que he estado llamando al fijo y nadie contesta, y en este número celular tampoco. ¿Ahí es donde reciben donaciones de libros?
―Me parece raro, ―le digo. ―Pero sí, nosotros recibimos donaciones de libros.
―¿Y a quién se los donan? ―reclama el personaje.
―Principalmente a fundaciones y centros de reclusión. También hemos donado a escuelas o batallones del Ejército Nacional.
―¡Ah!, bueno, es que eso es justo lo que quiero. Donar unos libros que están nuevos para que lleguen a quienes los necesitan. El asunto es que me duele la espalda y no puedo cargar las cajas. ¿Allá en Comelibros hay alguien que baje los libros del carro?
―Hay un portero, el de mi casa ―le digo. ―Pero que no sé si puede ayudarle a bajar los libros. Le cuento que nuestra función es gratuita, y a pesar de que hemos buscado patrocinadores para el Banco de Libros, no los hemos encontrado.
―¡Entonces no hay como donarlos! ¡No tienen logística! Y acto seguido me tira el teléfono.

No es la primera vez que me sucede algo similar. Cuando comencé a solicitar libros para los reclusos de la Cárcel de Bellavista en Medellín, donde realizaba una labor un psicólogo voluntario ―gracias a Pastoral Penitenciaria―, varios amigos me escribieron con el pecho hinchado por su generosidad, que me dejaban un par de revistas para los reclusos, en la portería de sus unidades para que pasara a recogerlas. Cuando les dije que por favor me las enviaran, ninguno se manifestó.

Muchas personas llaman a preguntar si pasamos a recoger sus libros o, incluso, para que les enviemos a su casa un libro que quieren. Les explico que sólo contamos con la buena voluntad para conectar oferentes y demandantes de libros y, en consecuencia, que no tenemos cómo recogerlos o llevarlos. Quien quiere donar o recibir, debe propiciar los medios para ello. También debe saber que sólo donamos a instituciones, no a personas, pues el espíritu de la idea no es el ahorro, sino la utilidad.

Le devolví la llamada al señor. Le dije que me parecía desobligante su actitud con una idea que recurría a la buena voluntad de las personas ¿Sirvió de algo? Seguramente no. Los seres humanos tenemos la tendencia a sobrevalorar nuestras acciones y podemos considerar que haciendo una donación, estamos haciendo un gran favor. Como aquel que evade impuestos, pero se siente un gran ciudadano, dando una limosna a la persona que no puede acceder a salud, justicia o educación por falta de impuestos para subvencionarlas.

Una vez le pregunté a mi amigo Antonio Vélez si estaba de acuerdo con que se eliminara el salario mínimo, como proponía otro amigo en común, para disminuir el desempleo en ciertas zonas del país. “No es una buena idea”, me dijo Antonio. “Los seres humanos tenemos la tendencia a considerarnos muy generosos dando muy poco. Es necesario que el Estado intervenga para reclamar unos mínimos para que este pago no se haga como un favor” y agrega: “somos bien escasos al dar, y ponemos condiciones”. Creo que tiene razón.

Por fortuna no todos son así. Muchas personas nos han donado sus libros sin poner condiciones, acercándolos sin reclamar y sonriendo al entregarlos. De momento sacrifico un pedazo del parqueadero de mi hermano mientras los textos encuentran adoptantes, el Banco de Libros patrocinadores (¿Escuchas, Secretaría de Cultura de Medellín?) y los seres humanos seguimos enseñando la naturaleza de la que tanto escribieron William Shakespeare y Miguel de Cervantes.