Segunda entrega para nuestras máquinas dispensadoras de poemas

Destacado

Vuelve el Banco de Libros COMELIBROS

Tercos, insensatos, elevadores de cometas. Sí, a lo mejor eso somos. Tenemos un chat en WhatsApp de más de medio kilómetro con Amalia Londoño, la exsecretaria de Cultura de Medellín, en la que nos aseguraba, cada quince días, que estaba gestionando nuestra propuesta de pequeñas bibliotecas comunitarias, o pequeñas bibliotecas libres, y el banco de libros para Medellín. Hasta el mismo día en que dejó la secretaría, nos tenía citados para hablar del tema.

Nos reunimos con ella en el Planetario a principios de año, dijo que le gustaba la idea y que si podíamos confirmar los valores de la propuesta el mismo día. Salimos corriendo a hacerlo y lo logranos, le creímos a Amalia, a pesar de que muchos nos tacharon de ingenuos. El hecho es que se fue y hoy, después año y medio de gestión, no tenemos nada. No ha habido apoyo de la Alcaldía de Federico Gutiérrez para este tema al que le pedaleamos desde el comienzo de su administración y no podemos quedarnos esperando. La lectura es un tema urgente. Así que vamos a retomar la idea del Banco de Libros y las Pequeñas Bibliotecas Comunitarias, partiendo de la buena voluntad de los amigos y conocidos, ya que la del gobierno municipal exige la paciencia de Job que no tenemos.

La idea es simple: de los libros que nos donen, destinaremos algunos para la venta como libros usados por un pequeño valor, que junto con la venta de souvenirs para los amantes de la lectura, nos ayude a ir recolectando el dinero suficiente para pagar una bodega y el personal para clasificarlos y tenerlos disponibles para donar a las instituciones y fundaciones que lo requieran. La idea de la administración municipal, promovida por nosotros mismos en el artículo ¡Regalá un libro, compartí una parte de tu vida! no ha funcionado bien. Al menos así lo evidencia la falta de respuesta, más de un mes, a quienes escriben o llaman solicitando información para donar o regalar sus libros, para la muestra un botón:

Una vez logremos sacar adelante este proyecto continuaremos con las Pequeñas Bibliotecas Comunitarias o Libres, la cual no es una idea nuestra sino una iniciativa nuestra. La hermosa idea proviene de Hudson, Wisconsin en Estados Unidos y su simplicidad es asombrosa. Se trata de colocar unas pequeñas casetas de libros en parques y sitios públicos, con libros dentro y basados en tres principios de confianza ciudadana:

  1. Puedes tomar el libro que quieras y devolverlo.
  2. Puedes tomar el libro que quieras y dejar otro.
  3. Puedes dejar un libro de regalo.

La caja debe tener un doliente que se encargue de verificar el estado de la estructura, nunca cerrada, y de los libros. Por ejemplo en Rionegro Antioquia el colegio se encarga de cuidar la pequeña biblioteca libre Para conocer un poco más sobre Little free library los invitamos a ver este video y quedamos en contacto.

Lea también Dona los libros que ya no usas a través de COMELIBROS.

Donación de libros llega al establecimiento penitenciario El Pesebre

Siempre representa una alegría saber que los libros donados a nuestro Banco de Libros encuentran adoptantes que puedan aprovecharlos para expandir sus horizontes. En este caso se trata de los reclusos del establecimiento penitenciario El Pesebre en Puerto Triunfo, Colombia. Agradecemos a las personas que nos han donado libros para el Banco, que en este momento se encuentra suspendido por falta de recursos económicos para su logística, al Coronel Alfonso Arturo Mogollón, director del establecimiento, y a Sonia Edith Barrera, responsable del área educativa de la institución, que nos envió estas inspiradoras imágenes.

Tenemos muchos ratones Comelibros para los que compartan esta imagen en redes sociales

Yo soy Comelibros

Sí, nos interesa ser más conocidos y tener más seguidores. Llevar nuestro mensaje de amor por la lectura a más personas. Por eso estamos entregando semanalmente un ratón Comelibros entre quienes compartan este mensaje en sus redes sociales de forma pública y nos etiqueten para poder darnos cuenta. Queremos crecer en redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter y Pinterest con la ayuda de nuestros amigos.

El ratón Comelibros es nuestro personaje y está registrado como parte de nuestra marca. En este caso es un hermoso peluche de aproximadamente 21 centímetros de alto y 18 de ancho (de oreja a oreja) que puede ser tuyo. Una vez lo tengas, por favor envíanos una foto con el ratón para compartirla y dar cuenta de la seriedad de nuestra actividad. La persona ganadora deberá pasar por él a nuestras oficinas ubicadas en la ciudad de Medellín en la Calle 34B # 65D-02, oficina 201. o cubrir los costos de envío.

La actividad finalizará una vez hayamos entregado los ratones disponibles. ¡Buen provecho!

Joël Dicker: un escritor fuera de lo común

Novelista suizo, autor del libro “La verdad sobre el caso Harry Quebert” y de su nueva novela “El libro de los Baltimore”, también es conocido por sus colegas como el “autor top model”, pues gracias a su porte y apariencia, modela para varias marcas reconocidas a nivel mundial.

Dicker utiliza esta oportunidad como una manera de motivar a que las personas lean, él afirma que la responsabilidad de un escritor es inspirar y hacer sentir la literatura, “lograr que interese más a niños y jóvenes, como lo hacen, por ejemplo, los futbolistas y cantantes. Si el hacer comerciales o modelar me permite captar más lectores y que la gente lea más, lo voy a seguir haciendo con gusto”.

Su segunda novela, La verdad sobre el caso Harry Quebert, una historia policial y romántica, fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa, y es una de las más vendidas a nivel mundial, está traducida a treinta y tres idiomas.

Este autor soñaba con llegar a muchas personas, y lo ha logrado, sus novelas han tenido mucho éxito, “ver gente de países tan lejanos al mío haciendo fila para conseguir que yo les firme uno de mis libros me emociona hasta las lágrimas”, expresa el “autor top model”.

Conoció la literatura americana con el libro de Gabriel García Márquez, Cien años de Soledad, donde se conectó tanto con el texto que “pude sentir los olores de esta tierra y su calor del mediodía, lo afectuosa que es la gente, en fin, muchas sensaciones muy distintas a las que había experimentado con la literatura francesa, de la que vengo”, comenta Dicker.

En sus dos últimas novelas: La verdad sobre el caso de Harry Quebert y El libro de los Baltimore, la narración es desde el punto de vista del Autor, puesJoël Dicker quiere descubrir por qué es escritor y piensa que esa es la manera de responder su pregunta. “A quienes les guste escribir, van a verse reflejados en lo que vive un autor, cómo encuentra y desarrolla las historias, las dificultades que conlleva el proceso de escritura. Es mi manera de querer descubrir qué significa ser escritor”, expresa.

Dicker cree que los libros son más fuertes que la vida y que escribir le permite conocerse mejor. Decidió ser escritor cuando descubrió que le apasionaba más escribir que estudiar leyes, pues estudió Derecho un tiempo, pero no terminó porque no movía su vida realmente, escribir sí.