¡Regalá un libro, compartí una parte de tu vida!

Ese es el nombre que recibe la campaña de la Alcaldía de Medellín para promover la solidaridad y darle un valor al libro no solo como regalo sino como texto para los ciudadanos.

La idea con la Campaña es que, por cada libro que se regale, la Alcaldía de Medellín compre uno hasta llegar a la máxima capacidad del tope presupuestal de compra de libros que tiene la Secretaría de Cultura Ciudadana, y luego poder pasar a una segunda fase de regalar por regalar libros.

“Queremos que las bibliotecas tengan más de nuestra gente, que quienes lleguen a ellas puedan abrir más libros con dedicatorias, que nos encontremos con libros queridos, cuidados, amados. Regalar historias y compartir la vida a través un libro siempre será bonito”,  dijo Amalia Londoño, secretaria de Cultura Ciudadana.

¿Dónde se reciben los libros?

En la Biblioteca Pública Piloto, desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde, en las bibliotecas de las UVA  y en las oficinas de la Secretaría de Cultura Ciudadana,  en el edificio Plaza de la Libertad (piso 13).  Se sugiere poner una dedicatoria en el libro que se obsequie.

Hay Festival se tomó a Medellín

El quinto Hay Festival Medellín se tomó a la Universidad EAFIT, el Parque Explora, diferentes escenarios y bibliotecas del área metropolitana y COMFAMA con sus actividades e invitados.

Entre los invitados internacionales estuvieron literatos como el suizo Joël Dicker, el español Harkaitz Cano, y la escritora canadiense Natasha Kanapé Fontaine, los británicos Misha Glenny, especializado en crimen organizado y el también historiador Simon Sebag Montefiore, autor de Stalin y Los Romanov, el director del Instituto de Neurociencia de la Universitat Autònoma de Barcelona, Ignacio Morgado y la neuróloga Suzanne O’Sullivan que hablaron sobre el cerebro, desde la perspectiva científica.

No solo hubo literatura y ciencia en el Hay Festival, que cerró con la presentación del pianista clásico James Rhodes, defensor de la protección de la infancia, autor de un libro autobiográfico, que ha tenido gran éxito a nivel mundial, Instrumental.

10 entrevistas enriquecieron a Medellín en temas neurológicos, problemáticas actuales y buena música con apoyo de entidades como la Alcaldía de Medellín y la Fundación Sura.

La lectura: un mundo para crear aventuras

La lectura es un mundo en el que la imaginación no tiene límites, donde la ficción y la realidad pueden convivir juntas en las páginas de un cuento, una fábula, un libro, etc.

Pero ¿cómo logramos que los niños, desde temprana edad, se interesen en ella? “En la primera infancia, empleando el lenguaje de diversas maneras a partir de las voces de las personas que cuidan al bebé”, comenta Claudia Rodríguez, subdirectora de formación y divulgación de Fundalectura.

La comunicación es la mejor manera de iniciar este proceso: hablarle al bebé, cantarle en la cuna, contarle los planes que harán en el día, explicarle de manera fácil qué son y para qué sirven los objetos que lo rodean y que se usan a diario. ¿Por qué? Los libros están hechos de palabras, “entonces, las palabras que pronuncian los padres para el bebé se van inscribiendo en la mente, en el corazón y en el cuerpo del bebé y, más tarde, cuando se inicie la lectura formal, el niño ya tendrá un vínculo afectivo con ellas”, añade Rodríguez.

No solo el lenguaje verbal es importante para acercar a los pequeños a la lectura, es necesario relacionarlo con el contacto físico, eso refuerza la capacidad asociativa.

Según Ebelio Cabrejo Parra, Filólogo de la Universidad Nacional, maestro en filosofía y en psicología en la Universidad de la Sorbona, Vicepresidente de la Asociación Acciones Culturales Contra Exclusiones y Segregaciones, a un niño hay que hablarle como si entendiera todo, porque “la primera lectura que el ser humano hace es la de aprender a leer la entonación de la voz, los gestos del rostro de las personas que lo rodean”.

La edad perfecta para que un infante posea un libro es a los 4 meses, le ayudará a enfocar su atención y a ver que en la lectura se puede interactuar con otros ya que es fundamental para su desarrollo comunicativo y la socialización al ampliar en ellos sus capacidades de expresión.

Ventajas:

Entre mayor sea el acercamiento de un niño a la lectura, mayor será su capacidad para manifestar sus opiniones e inquietudes.

Al tener diferentes formas como lo son las canciones, los juegos, las historias, los relatos, estimula la memoria y el reconocimiento de palabras, objetos y colores.

La lectura ayuda a desarrollar el sentido estético, influye en la formación de la personalidad,  proporciona conocimiento, además de ser una fuente de recreación.

Constanza Alarcón, quien fue coordinadora de la Comisión Intersectorial de la Primera Infancia de la Presidencia de la República, afirma que la lectura permite que los niños empiecen a conocer la realidad al usar los textos como “una posibilidad para que exista una interacción donde el niño explore, descubra, es cuando el niño busca un pretexto para que la mamá le cuente una historia. “

La lectura y la música: una buena combinación

Según Luz Mila Cardona Arce, delegada para la Infancia, la Juventud y el Adulto mayor

de la Defensoría del Pueblo, la lectura debe ser una fiesta, ya que al combinar el libro con la música, se le ofrece al niño la posibilidad de crear lo que aprende del texto.

Por otra parte, Mario Hernández, quien hace música infantil comenta que las tecnologías ayudan también a incentivar la lectura en los niños. Su música la acompaña de una revista con caricaturas de las canciones, el dvd tiene las letras de estas en inglés y español en forma de karaoke.

¿Qué estás esperando para explorar con tus pequeños este mundo?

 

Suspendido el Banco de Libros de Comelibros por falta de recursos

Una idea que creemos buena, ganadora, con altas posibilidades de impacto social, debe suspenderse de momento por falta de recursos. El Banco de Libros parte del principio básico de conectar libros donados con instituciones educativas y de reclusión pero para hacerlo necesitamos de una breve logística de organización y una pequeña bodega para almacenar los libros. Pensando en eso, recurrimos a Juan Carlos Sánchez, encargado de promocionar la lectura en la Secretaría de Cultura de la Alcaldía de Medellín, sin resultados.

Luego de llevarle la propuesta del Banco de Libros, entre otras, con presupuesto y ejecución detallados, no volvimos a saber de ésta hasta que, pasados dos meses, al preguntarle por el Banco de Libros al Subsecretario de Bibliotecas, Lectura y patrimonio, nos dijo que ya se habían repartido los recursos para fomento a la lectura y que le extrañaba que no nos hubiéramos enterado pues se había hecho un plan de difusión masiva en todos los medios de la Alcaldía de Medellín. Se molestó incluso, cuando le dijimos que hubiésemos agradecido nos avisara de las convocatorias, ya que conocía el proyecto.

También le escribimos cada mes a Amalia Londoño, Secretaria de Cultura, desde abril hasta noviembre con iguales resultados, nada. Pero más allá del asunto burocrático y de los 23.000 millones que dicen que se invirtieron en 2016 para fomento a la lectura desde el Municipio de Medellín, de los cuales el Banco de Libros de Comelibros no recibió ni un solo millón, hemos decidido suspender de momento esta iniciativa, mientras evaluamos nuevas posibilidades que hagan sostenible la idea, como vender algunos de los libros donados u obtener recursos de instituciones internacionales que apoyen este tipo de ideas. Si alguien sabe algo al respecto, agradecemos la información.